¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Ahorro energético en los electrodomésticos

por / Viernes, 18 septiembre 2015 / Publicado enNoticias

Los electrodomésticos nos proporcionan comodidad y aumentan nuestra calidad de vida, pero tenemos que tener presente que consumen mucha energía eléctrica y debemos ser responsables e intentar moderar dicho consumo, ya que el ahorro energético, supone también un ahorro de recursos naturales para salvaguardar al medio ambiente y fomentar un desarrollo sostenible.

Por norma general, para hacer un consumo eficiente de energía eléctrica en el hogar, o lo que es lo mismo, usar justo la energía necesaria sin renunciar a nuestra calidad de vida, entendida como la satisfacción de nuestras verdaderas necesidades, evitando el despilfarro, tendremos en cuenta unas cuestiones básicas:

  • Si compramos un nuevo electrodoméstico, que sea eficiente. Aunque el coste inicial sea mayor, es una inversión que se amortiza a medio plazo. Los de etiquetado A++ y A+++ son los que menos consumen.

 

  • Es mejor utilizar de forma habitual los programas económicos, dejando el resto de programas para excepciones y siempre utilizaremos los electrodomésticos a plena carga.

 

  • No debemos olvidarnos del mantenimiento de los electrodomésticos, sobretodo de la limpieza de filtros.

El consumo energético de los electrodomésticos va a depender de varios factores: la eficiencia energética, la capacidad y las características técnicas, el lugar donde esté situado y el uso que le demos. A continuación proponemos algunas medidas específicas para el uso de los principales aparatos en el hogar:

Lavadora: Consume mucha energía, sobre todo en los programas en los que ha de calentar el agua. Siempre es recomendable realizar lavados en frío o a baja temperatura (30 °C). Utilizar la dosis de detergente recomendada por el fabricante. Limitar el prelavado a prendas muy sucias.

Secadora: No debemos abusar de su uso ya que su consumo es muy elevado. Es mejor aprovechar el calor del sol y el viento para secar la ropa. Antes de utilizarla, es conveniente centrifugar bien la ropa en la lavadora.

Frigorífico: Tiene un peso importante en nuestro consumo total, ya que se encuentra permanentemente en funcionamiento. Hay que evitar que pierda frío, por lo que nunca se tiene que dejar la puerta abierta durante mucho tiempo, ni abrir de forma innecesaria. Ha de colocarse lejos del horno y dejar una distancia adecuada de ventilación entre la pared y el aparato.

Es mejor descongelar los alimentos dentro de ella, pues así se reutiliza la energía utilizada para congelarlos y hay que esperar a que se enfríen totalmente antes de introducirlos dentro de la nevera o del congelador.

La temperatura ideal para el congelador es de -15°C.

Horno: No utilizar solamente para cocinar pequeñas cantidades de alimentos, ni para recalentar o descongelar. No abrir la puerta para ver la cocción ya que cada vez que abrimos la puerta se pierde un 20% del calor. Apagar unos minutos antes para aprovechar el calor acumulado y que acabe la cocción.

Cocina: Las que más energía ahorran son las de gas. Utilizar la olla a presión ahorra tiempo y energía. Tapar la cacerola durante la cocción facilita la concentración del calor. No utilizar una llama más grande que el fondo de la olla, sartén o cacerola. En la vitrocerámica apagar unos minutos antes para utilizar el calor residual.

Calentador: Ahorrando agua caliente, estamos ahorrando energía. Una temperatura de 40°C es suficiente para darse una ducha (mejor opción que un baño). Si tenemos termostato en los grifos, podemos regularlos a esa temperatura. En el termo eléctrico podemos instalar un reloj programador para que solamente se encienda cuando es necesario.

EL GASTO DE LOS ELECTRODOMÉSTICOS “EN REPOSO”:

Muchos electrodomésticos siguen consumiendo energía mientras están apagados. Son los que quedan con un piloto encendido en posición de reposo o stand by, a la espera de que alguien accione el mando a distancia, o los que funcionan con corriente continua e incorporan un transformador que permanece siempre encendido, u otros que permanecen encendidos se empleen o no. Estos consumos, pequeños pero permanentes, pueden hacer que un aparato consuma más energía en el tiempo que está en espera, que en el que está en uso. Por ello apaga los aparatos que queden conectados permanentemente a la red, exige a los fabricantes que indiquen en las etiquetas el consumo en reposo del aparato y elige aparatos que no registren consumos internos cuando no se usen.

Es muy útil conectar los aparatos de imagen y sonido a una base de enchufes con interruptor. Al apagar éste, desconectaremos a la vez todos los aparatos.

electrodomesticos

 

SUBIR