¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

RESPONSABILIDAD CIVIL PROFESIONAL

por / Viernes, 11 noviembre 2016 / Publicado enNoticias

Como ya tratamos en un artículo anterior, la responsabilidad civil, de forma genérica, es la obligación de reparar el daño causado. En consecuencia, en función de la naturaleza del mismo, se puede diferenciar entre la responsabilidad civil general, la que denominamos extracontractual y la responsabilidad civil contractual o profesional.

La responsabilidad civil general o extracontractual, cubre los daños materiales y o personales producidos a terceros, ya sea por el ejercicio de una actividad profesional, como propietario de un bien o una instalación, o simplemente la generada por el deber de tutela sobre un menor o una mascota de nuestra propiedad. Por ejemplo un albañil que al realizar su trabajo, golpea a una persona o a un coche que está en la calle, se produce un daño material y/o personal.

La responsabilidad civil contractual es la que nace del posible daño generado por el incumplimiento de un contrato o la inapropiada relación comercial, como consecuencia de una negligencia o simplemente un error. Existe una relación entre el perjudicado y el causante del daño. A veces el daño que se produce es solo económico. Una acción equivocada o una negligencia pueden provocar un menoscabo patrimonial al perjudicado, esto es lo que denominamos responsabilidad civil profesional. El ejemplo más sencillo, es un abogado que no presenta la demanda en tiempo y forma y causa la pérdida de indemnización del demandante. El abogado ha producido por su negligencia, un perjuicio, pero solo es económico.

La responsabilidad civil profesional, conlleva necesariamente que la persona tenga la titulación académica adecuada para ejercitar la profesión cubierta: médicos, abogados, arquitectos, geólogos, ingenieros etc, que en la mayoría de los casos tienen la obligación de contratar una póliza de RC profesional.

Sin embargo, hay actividades profesionales que no requieren una titulación específica, por ejemplo consultoría, informática, administrador de una empresa, agencias de viajes o corredurías de seguros, que también son susceptibles de producir un daño patrimonial. Hoy en día, incluso hay compañías de seguros que amplían este tipo de pólizas para cubrir actividades que pueden ser susceptibles de producir este tipo de reclamaciones, como es el caso de fisioterapeutas, masajistas, monitores de gimnasios, peluquería y estética.

Más información en:

Engrupo Correduría de Seguros-Sucursal Bétera
Trinquet, 4 (Bétera) Telf. 961 602 751
Email:
seguros@coabe.es

Horario de Atención al Público:

De lunes a viernes de 09:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00

SUBIR